Análisis a fondo del Huawei Ascend G300

| agosto 5, 2012 | 0 Comentarios

Con la variedad de terminales y fabricantes que se dedican al sistema operativo móvil Android, resulta muy difícil en ocasiones decantarse por uno. Sobre todo cuando no disponemos de una holgada economía con la que acceder a la gama más alta, debiéndonos conformar con un smartphone que, seguramente, no esté a la altura de nuestras expectativas. O sí, porque ha caído en nuestras manos uno de esos teléfonos que acaban deslumbrando con su uso, sobre todo si tenemos en cuenta que lo podremos adquirir por poco más de 150 euros: el Huawei Ascend G300. Desde nuestro blog dedicado al sistema operativo de Google ya le hicimos un análisis completo a este teléfono del fabricante chino, y hoy aquí vamos a hacer un resumen con algunos de los aspectos que más destacan en este móvil además de incluir algunas valoraciones que no encajaron en aquella otra review. ¿Estáis interesados en la compra de un Huawei Ascend G300 y no sabéis si es o no para vosotros? Pues ha llegado el momento de averiguarlo.

Apariencia

A pesar de que pertenece indiscutiblemente a la gama más baja de Android, no cabe dudas de que este Huawei Ascend G300 da mucho de sí sólo con su apariencia. De acabados suaves y con unas curvas poco pronunciadas que esconden su diseño recto y marcado, se agarra a la mano con firmeza dando sensación de resistencia, teniendo un peso quizá un poco alto teniendo en cuenta que todos los materiales son plásticos. Aun así, el Huawei Ascend G300 no molesta cuando lo estamos usando, incluso aunque se sostenga en la mano durante horas, teniendo una combinación de colores que le da mucha clase. En el modelo que probamos nosotros, el gris plata se mantenía en bordes y tapa trasera, siendo el resto en blanco a excepción del frontal, completamente en negro.

Su tamaño es generoso debido, sobre todo, a sus cuatro pulgadas de pantalla, algo que se convierte en uno de los principales valores del teléfono. Sobre todo por disponer del tratamiento Corning Gorilla Glass, algo poco habitual en un smartphone de su gama y que acaba redundando en la buena apariencia de todo el conjunto. Botones táctiles en la parte inferior del frontal con sensación háptica, botones de volumen y encendido que responden perfectamente a la pulsación, tapa trasera que da un aspecto metalizado… A la vista queda claro que su calidad contrasta con el precio.

Aunque no todo es bueno, ya que los botones hápticos no acaban de responder al tacto lo bien que deberían. E igual ocurre con la pantalla que, a pesar de ser capacitiva y multitáctil, a menudo deberemos de pulsar más de una vez para ejecutar una acción concreta.  Además, aunque el plástico externo con el que está construido el Huawei Ascend G300 es de buena calidad, también puede rayarse fácilmente, sobre todo la parte trasera.

Potencia

Si hemos hablado de que el aspecto general del Huawei Ascend G300 es francamente bueno, el equilibrio entre potencia de hardware y sus capacidades técnicas también es genial, algo con lo que no cabría contar viendo el fabricante y la gama a la que pertenece este terminal. 1 gHz de procesador que consigue sacar un buen rendimiento del smartphone a pesar de tener sólo un núcleo, 512 MB de RAM que acaban siendo un poco justos sólo si abusamos de las aplicaciones pesadas o de los widgets, 4 GB de memoria interna con 2,5 GB destinados al usuario… Y zócalo de SD Card micro para ampliar la capacidad del Huawei Ascend G300 hasta en 32 GB, pudiendo extraerse “en caliente” gracias a que la batería sólo bloquea la SIM.

Tampoco en comunicaciones inalámbricas se queda corto este móvil de Huawei, ya que tiene todas las que cabría esperar en un smartphone. WiFi b/g/n, HDSPA de hasta 7,2 mbps, Bluetooth 2.1 con A2DP, GPS, radio FM con RDS… Y opción de NFC en la versión del terminal con esta tecnología. Tanto con el WiFi como con el Bluetooth no hemos tenido problemas, funcionando a la perfección y sin cortes. Igual ocurre con el GPS, que nos ha posicionado desde mapas a rutas deportivas, sin pasar más de 30 segundos de media en encontrar una señal fiable.

Usando el Huawei Ascend G300 lo hemos encontrado casi a la altura de otros terminales que probábamos al mismo tiempo, como el Sony Xperia P o el Samsung Galaxy S3. Salvando las distancia con cada uno de ellos, por supuesto, pero sin que tampoco quedara en un nivel demasiado inferior. Tanto las aplicaciones como los juegos han arrancado y funcionado de forma fluida, quedando limitado en aquellas que demandan más capacidad de procesamiento, como en los juegos HD. Por lo demás, el Huawei Ascend G300 es un móvil que no deja indiferente, siendo apto tanto para un usuario experimentado que no disponga de fondos para una gama superior como para aquellos que deseen entrar en Android con un terminal que les ofrezca todas las garantías. Complacerá a ambos.

Uso y autonomía

En cuanto a la utilización del Huawei Ascend G300, la interfaz propia del fabricante favorece el uso, disponiendo de un launcher sin demasiadas opciones, aunque funcional. Desde el desbloqueo de la pantalla con el círculo de control clásico en Android hasta el movimiento en forma de cubo por los diferentes escritorios, pasando por el menú de aplicaciones en el que también podremos editarlas, la interfaz del Huawei Ascend G300 es suficiente a no ser que busquéis algo más personalizable. En ese sentido, este terminal no ofrece mucho nivel de personalización de serie.

Fuera del Huawei launcher, también encontramos algunas aplicaciones que favorecen el uso. Administrador de archivos, instalador de aplicaciones, herramientas de backup de las aplicaciones, widget del tiempo a lo HTC Sense o, incluso, un teclado tan reconocido como el TouchPal integrado de serie. A pesar de ser un terminal de gama baja, viene bastante equipado en software.

Respecto a la sensación que transmite el Huawei Ascend G300 a partir del propio uso, hemos de decir que resulta un poco contradictoria. Por un lado, se trata de un terminal potente y funcional que es capaz de arrancar casi cualquier aplicación. Aunque por otro posee un tacto algo confuso en la pantalla, ofreciendo una respuesta al tacto algo irregular. Además, las imágenes se muestran poco definidas a pesar de disponer de un LCD de 4 pulgadas a 480X800 píxeles de resolución, dando la sensación de que los contornos de los objetos aparecen algo pixelados. También la cámara trasera es un poco floja. A pesar de que las tomas con mucha luz son buenas, sus 5 megapíxeles de resolución dejan una capa de grumo que se aprecia casi a simple vista, acusándose conforme desciende la luz. Únicos defectos que se le pueden achacar a este smartphone.

Vídeo review en HD

Imagen de previsualización de YouTube

La sensación que nos ha dejado este Huawei Ascend G300 ha sido francamente buena, quedando convencidos del buen hacer del fabricante chino con la gama Ascend incluso en la parte más baja de la gama. Tacto consistente en la mano, pantalla de gran tamaño con una resolución más que aceptable, Gorilla Glass, una interfaz que, aunque sin muchos alardes, funciona realmente bien… No podemos decir que, por el precio de este móvil, pueda pedirse mucho más. De hecho, en todo momento nos parece que hemos pagado un precio inferior al que vale, incluso con los defectos que acusa. Es cierto que la pantalla y los botones táctiles no responden tan bien como deberían, pero suponemos que por algún sitio ha de notarse la economía del smartphone. Y se lo perdonamos, el Huawei Ascend G300 es uno de los teléfonos con Android más equilibrados que han pasado por nuestras manos, seguro que a vosotros os gusta tanto como sucede en nuestro caso. Y con Yoigo se puede conseguir por poco menos de 170 euros.

Sobre el autor ()

Escritor aficionado y profesional del "picateclas", soy un enamorado de los móviles desde que cayó en mis manos un Alcatel One Touch Easy de Airtel hace más de doce años. Adoro Android y ya he tenido cuatro móviles con este sistema. Colaboro en varias páginas más de la red de bemoob y podéis encontrarme en Twitter, soltando cualquier cosa que se me pase por la cabeza. Y es una amenaza...

Escribe un comentario