Análisis del Samsung Galaxy Note 2, el móvil más grande

| octubre 16, 2012 | 0 Comentarios

Empezamos nuestro análisis del Samsung Galaxy Note 2 tratando de averiguar si la coletilla de “móvil” define a este terminal. Y es que no se trata de un smartphone al uso, aunque tampoco de una tablet. ¿Dónde colocarlo? Bien, Samsung ya se inventó un segmento de mercado que le está dando una buena cosecha, habiendo recibido el nombre de “phablet” los dispositivos que se encuentran a caballo entre los dos mundos. Grande para ser un smartphone pero pequeño para convertirse en un tablet. Aunque, por contra, el Samsung Galaxy Note 2 guarda potencia y prestaciones de sobras como para vencer a cualquier representante que se le ponga por el camino. ¿Cómo es eso? Veamos…

Grande por fuera

No cabe duda: el Samsung Galaxy Note 2 no es un terminal para todos los gustos. Si a alguien no le convencen los móviles con una pantalla superior a las 4 pulgadas, estándar en lo que respecta a esta pieza de hardware, no cabe duda de que no le va a gustar la última creación de Samsung. Pero hay algo que supera con creces a la primera sensación que se tiene al sostenerlo: al final no acaba siendo tan incómodo de manejar, sentándole tan bien a las dos manos como agradable todo el uso que hacemos de él. Actualmente, no hay nada más versátil.

Bastante fino con sus 9.4 mm, 80.5 mm de ancho, 151.1 mm de alto y una diagonal de pantalla de 5.5 pulgadas, sumados a un peso de 182.5 gramos, así es en números el Samsung Galaxy Note 2. Aunque sólo a grandes rasgos ya que, si entramos a valorar más profundamente, nos encontramos con unas esquinas redondeadas al estilo del Galaxy S original, una parte inferior con un biselado suave y pronunciado que ayuda a sostener más fácilmente este híbrido entre tablet y móvil, idéntica disposición de botones y zócalos a modelos anteriores, botón de Home que aparece sobresaliendo un poco del cuerpo para facilitar la pulsación, botones táctiles para control de Android y una parte trasera totalmente minimalista en la que destaca la lente de 8 megapíxeles en la parte superior, también algo saliente, y el flash LED al lado. Abajo, nos encontramos con el altavoz externo, teniendo este una ligera protuberancia. Además, y como no podía ser de otra manera, el S Pen domina el borde inferior del Samsung Galaxy Note 2, con su zócalo en la parte derecha donde se enclava quedando completamente disimulado.

Reiteramos lo enorme de las curvas de este móvil, aunque su diseño sigue la senda de la naturalidad conseguida por el Samsung Galaxy S3 intentando ser sencillo y mínimo. Sin que por ello enturbie las prestaciones de campeonato, con unos materiales de construcción que, a pesar de ser completamente plásticos, poseen una calidad excelente, contribuyendo a la ligereza global. El Samsung Galaxy Note 2 no juega a los contrastes de color manteniendo unos acabados uniformes, con una capa lacada que otorga brillo y un cierto toque de lujo y, como no podía ser de otra manera, con cierta tendencia a los arañazos.

Grande por dentro

Ya lo hemos dicho: el Samsung Galaxy Note 2 es muy grande por fuera, aunque también por dentro. Si hay algo que se puede destacar, además de sus dimensiones, es el excelente comportamiento que brindan todos los componentes montados dentro de la phablet, siendo actualmente de lo mejor disponible en Android. Desde su procesador de cuatro núcleos diseñado por Samsung que llega a los 1.6 gHZ de reloj a la GPU Mali 400-MP que se comporta con nota a la hora de arrancar juegos con gráficos pesados, pasando por un detalle que acaba otorgando amplia diferencia en fluidez y rapidez general: sus 2 GB de RAM. Podemos decir que se nota el disponer del doble de la memoria RAM de un smartphone de gama alta, consiguiendo que el funcionamiento de Jelly Bean 4.1.1 y TouchWiz sea casi de Fórmula 1. Y todos sabemos que Samsung no se caracteriza por preparar aplicaciones ligeras para sus terminales…

Hemos probado bastantes smartphones y tablets de gama alta, y podemos concluir que hemos encontrado el que mejor rendimiento general ha obtenido en nuestras manos. Puede que a veces se trate de diferencias sutiles de velocidad o de aplicaciones que siempre permanecen en memoria sin que por ello se ralentice el resto del móvil, pero lo cierto es que uno tiene la sensación de que el Samsung Galaxy Note 2 es el terminal definitivo. Luego nos fijamos en el tamaño, y dudamos de si vale la pena ir con un aparato tan grande en las manos. O en el bolsillo… Aunque también es cierto que no resulta tan incómodo llevarlo siempre encima, aunque, desde luego, tampoco es práctico.

En lo que respecta a la pantalla, esta se comporta igual de bien que el resto del Samsung Galaxy Note 2, ofreciendo una resolución de 1280X720 píxeles para sus 5.5 pulgadas, lo que da una densidad de 267 dpi. Los colores se muestran con intensidad, teniendo un brillo más que aceptable, unos contrastes altos y una representación de las animaciones y de las figuras en pantalla nítidas y con alta sensación de realismo. No permite la visualización bajo la luz directa del sol, aunque nos defenderemos bien en la calle aunque estemos de día. La pantalla resulta ideal para películas y juegos de acción, siendo una auténtica delicia disfrutar de ambos contenidos multimedia.

Tanto las funciones de localización como las del resto de conexiones inalámbricas son inmejorables, encontrando desde el Bluetooth 4.0 al sistema de posicionamiento GLONASS añadido al GPS, WiFi Direct o, algo necesario en un móvil de gama alta, el NFC. No podemos decir que resulte muy útil, al menos si no se comparte contenido mediante S Beam, con el que este phablet resulta compatible. El sonido posee una gran riqueza y presencia de los graves sin que los agudos queden superpuestos por encima de los primeros, disponiendo de volumen suficiente tanto para los auriculares, incluidos en la caja del Samsung Galaxy Note 2, como para el altavoz externo. Y para mover todo esto, nada mejor que una buena batería de alta capacidad, que la pantalla de 5.5 pulgadas se lo merece. 3100 mAh nada menos, una cantidad que muchos querríamos tener en nuestros smartphones corriente. ¿Duración? Llega a día y medio/dos días con un uso moderado, aguantando una jornada de sobras con algo más de caña.

Análisis y review en vídeo HD

No podemos hacer un análisis de un terminal tan extraordinario como el Samsung Galaxy Note 2 sin que colguemos un vídeo trasteándolo, por lo aquí lo tenéis. Procede del análisis a fondo que le realizamos en nuestro blog sobre Android Faqs Android, donde también podréis echarle un vistazo al resto de las fotos y algunos detalles diferentes que aquí no hemos detallado.

Imagen de previsualización de YouTube

Además, en su momento hicimos una prueba de cómo funciona la nueva multitarea en este terminal. Si queréis conocerla, pinchad en el play del siguiente vídeo.

 Imagen de previsualización de YouTube

La llave del triunfo: el S Pen

El Samsung Galaxy Note original no alcanzó la fama sólo por hacerse con el mercado intermedio entre los smartphones y los tablets, sino por aplicarle un añadido perfecto a una pantalla de semejante tamaño: la opción de manejarla con un lápiz táctil. Pudiera parece que, en un principio, eso resulta un poco torpe pudiendo elegir los dedos, pero no cabe duda de que es un añadido que, en algunas ocasiones, resulta indispensable. El original ya aportaba una buena solución con software compatible, como S Note y las diferentes opciones de reconocimiento de escritura, capturas de pantalla o dibujo artístico, habiéndose ampliado en el Samsung Galaxy Note 2 con bastantes utilidades más.

El S Pen resulta cómodo en la mano, aunque algo delgado en ocasiones. Sigue la línea fina que caracteriza al resto de su diseño, con colores que casan con su acabado general, un botón en la zona inferior y un recubrimiento gomoso en dicha parte. El reconocimiento del S Pen es sencillamente impresionante, obteniendo una respuesta en pantalla tan rápida que empieza mucho antes del toque: a un centímetro del móvil ya nos aparece la marca de dónde lo sostenemos, lo que resulta muy práctico para las tareas similares al dibujo.

Movernos entre el Timeline de Twitter apuntando el S Pen a la zona baja de la pantalla, hacer lo mismo a izquierda y derecha de los escritorios, previsualizar el contenido de una carpeta o un vídeo concreto, navegar en la barra de reproducción de un vídeo hasta encontrar el punto exacto, descubrir opciones de un botón sin tocarlo… Tecnologías como Air View lo hacen posible.

Conclusiones

No lo negamos, el Samsung Galaxy Note 2 es el terminal con Android que mejor resultado global nos ha dado, siendo un auténtico campeón en lo que a números y funcionamiento se refiere. también a la hora de reproducir multimedia, tomar notas al vuelo, dibujar, navegar por internet o jugar, su pantalla da tanto juego como tamaño, convirtiéndose en esa herramienta apta para todos los usuarios. Ocio y trabajo, la conjunción perfecta.

El uso es más cómodo de lo que parece, ya lo hemos dicho, pero es imposible de esconder el hecho de que el Samsung Galaxy Note 2 resulta torpe en muchas ocasiones. Escribir un tweet de forma rápida con una mano o hacer una fotografía, son tareas casi titánicas. Pero eso no quita que su utilización a dos manos mejore ostensiblemente, sobre todo si le sumamos la inestimable ayuda del lápiz táctil S Pen. ¿Está dirigido a vosotros? Si no os gustan los móviles grandes, es evidente que no. Aunque vayáis a usarlo sólo como tablet, ya que, entonces, os parecerá pequeño.

En cuanto a autonomía, podemos decir que tiene nuestra aprobación, aguantando bien una jornada y media tranquilamente. Como siempre, el uso y el encendido de la pantalla marcará los límites, pero no cabe duda de que su batería de 3.100 mAh rinde bastante bien. Algo bueno tenía que tener tanto tamaño…

En fin, que la fluidez y estabilidad general de este Samsung Galaxy Note 2 son, como su propio nombre indica, de nota. Y muy alta, resulta una delicia el poder manejarlo. Tanto, que se ha convertido en nuestro dispositivo del día a día. A pesar de correr el riesgo de sufrir una luxación de muñeca…

Sobre el autor ()

Escritor aficionado y profesional del "picateclas", soy un enamorado de los móviles desde que cayó en mis manos un Alcatel One Touch Easy de Airtel hace más de doce años. Adoro Android y ya he tenido cuatro móviles con este sistema. Colaboro en varias páginas más de la red de bemoob y podéis encontrarme en Twitter, soltando cualquier cosa que se me pase por la cabeza. Y es una amenaza...

Escribe un comentario