Analizamos el iPhone 5 con review en vídeo HD

| octubre 8, 2012 | 1 Comentario

Por más que se empeñen en competir las demás marcas y fabricantes de smartphones, sólo existe un terminal que sea capaz de alterar la opinión de los usuarios y crear expectación meses antes del lanzamiento como lo consigue Apple con su iPhone. Y en el caso del reciente iPhone 5, con algo más de una semana ya en España y en otros países de Europa y el mundo, no ha sido una excepción, creándose un auténtico revuelo por todo lo que tiene que ofrecer este fabuloso smartphone de 4 pulgadas. Y es en los adjetivos donde realmente se descubre un seguidor o un contrincante, porque, aunque no deja de ser fabuloso, también es excesivamente continuista. Pero, ¿realmente qué nos ofrece el iPhone 5? Echemos un ojo más al fondo…

Tras haber estado más de una semana con él, y haberle hecho su pertinente análisis y review al iPhone 5 para nuestro blog dedicado a iOS, toca analizarlo más objetivamente y en aquellos aspectos donde , quizá, un auténtico fanboy no se fijaría. Y es que resulta cierto que su diseño es extremadamente bello, estando realizado todo el cuerpo del smartphone en aluminio mediante procesos complejos de fabricación y habiendo pintado las dos versiones, blanca y negra, siguiendo los estrictos controles de calidad de Apple. El iPhone 5 se siente y se toca como un objeto de lujo, siendo liviano en las manos y otorgando la sensación de que se trata de un teléfono móvil bien construido y apto para una larga vida útil. Siempre que la propia Apple no se encargue de limitar su vida con las actualizaciones de iOS…

Es precisamente en el sistema operativo donde más flojea este iPhone 5. por más que los usuarios más acérrimos de iOS coincidan en afirmar que la línea que ha seguido el sistema le ha servido para afianzarse con aplomo en el mercado de los sistemas móviles convirtiéndose en el más fiable y optimizado, no deja de ser cierto que apenas hay novedades con respecto a la anterior versión, iOS 5, lanzada hace ya un año y coincidiendo con la puesta en marcha del iPhone 4S. Además, no cabe duda de que el aspecto visual sigue siendo el mismo que el de aquel primer iPhone anunciado por Steve Jobs hace ya cuatro años, habiendo sufrido mínimos cambios estéticos para centrarse más ampliamente en el funcionamiento interno del software y en limar las comunicaciones, servicios sociales, de mensajería o valores añadidos que nunca han tenido en cuenta la interfaz. Si hacemos algo de crítica, ¿es de recibo que un smartphone tan bueno por fuera y por dentro como lo es el iPhone 5 siga teniendo una interfaz casi vintage? Funciona bien, sí, pero todos queremos algo más. Y Apple sabe de diseño como nadie, ¿no?

Funcionamiento… Aquí no hay ninguna duda: el iPhone 5 funciona como un tiro, siendo realmente rápido en todas las tareas, arrancando al instante las aplicaciones y juegos, moviendo sin dificultad todos los polígonos que se le pongan por delante en pantalla y ofreciendo un uso sin trabas en todos los aspectos. Podemos compararlo con terminales a la altura de otros sistemas, como ya lo hemos hecho en FaqsAndroid, y el resultado ha sido muy favorable: aunque el iPhone 5 pueda tener sobre el papel menos potencia y capacidad, el conjunto que integran el smartphone, el sistema y la optimización de las apps le hacen volar. No importa que disponga de chip de doble núcleo o menor velocidad velocidad de este, la GPU montada junto con el resto de los integrados de la placa base están pensados para magnificar el rendimiento. Y eso es algo que se nota en los primeros minutos de uso, consiguiendo que la experiencia con el iPhone 5 sea más que satisfactoria. Siempre siguiendo la estela de lo que puede ofrecer iOS.

La pantalla es algo que llama la atención. Primero, por haber crecido hasta las cuatro pulgadas. Con algo de “trampa”, ya que deja de mantenerse al aspect ratio original para hacerse más panorámico. Siempre manteniendo la idea de que el iPhone 5 debe de manejarse con una sola mano, algo que se consigue con bastante sencillez siempre que no despleguemos la barra superior de notificaciones. Aunque no sólo crece la diagonal de la pantalla, también su calidad en los colores y su saturación, consiguiendo mejor definición y la sensación de que las figuras tienen un contorno mucho más marcado. También la respuesta táctil ha mejorado, debido sobre todo a la disminución del grosor de cristal integrando el control en el propio Gorilla Glass. Sin duda, la pantalla es inmejorable teniendo en cuenta su tamaño, aunque puede parecer algo pequeña si nos fijamos en las tendencias actuales. Aunque, como suele ser habitual, todo es cuestión de gustos.

Otro de los puntos controvertidos es el nuevo dock Lightning. Como sabéis, Apple ha diseñado un conector mucho más fino y enteramente digital, tratando de favorecer con ello la delgadez del terminal y mejorar la calidad de audio y su conectividad: no importa en qué sentido conectemos el dock Lightning, va a funcionar igual. ¿Pegas? Unas cuantas. De golpe, todos los accesorios dejan de funcionar, debiendo de adquirir el conversor de dock con el gasto que ello supone. Y sin tener la garantía de que vayan a poder usarse, por supuesto. Además, Apple ha integrado un chip dentro del cable Lightning, garantizando con ello que sólo la propia Apple podrá licenciar la fabricación del cable. Y una última pega: ni que decir tiene que la obligación de incorporar clavija micro USB en Europa se ignora claramente, aunque sí que hay opción de adquirir un conversor a Lightning para USB. Pagando, por supuesto, y sin que exista total garantía de compatibilidad.

En cuestión de audio, es indudable que el iPhone 5 ofrece una de las mejores experiencias auditivas que se pueden encontrar en un smartphone. Riqueza de sonido, graves con presencia, agudos que no llegan a ser estridentes y una buena relación calidad/prestaciones que puede convencer hasta a los melómanos. Y con un nuevo personaje en este terreno: los auriculares EarPod. Diseñados de cero, se adaptan muy bien a los oídos. Ofrecen un sonido más que aceptable, aunque se escapa parte de él fuera de las orejas. Y algo que nos gusta: en el iPhone 5 tendremos los EarPod en su caja de viaje transparente, algo que se agradece si acostumbramos a llevarlos a todas partes.

Las conexiones inalámbricas también se han visto favorecidas, aumentando la velocidad y calidad de recepción del WiFi, incorporando la red LTE a la lista de frecuencias soportadas, subiendo a la versión 4.0 su conexión Bluetooth y sumando el sistema de posicionamiento GLONASS al ya clásico GPS, con lo que se consigue un posicionamiento rápido y preciso incluso en zonas a cubierto. Además, el iPhone 5 puede compartir contenido multimedia por AirPlay en 1080p o 720p, dependiendo del dispositivo que reciba dicho contenido. ¿NFC? Pues no. Aunque, siendo sinceros, tampoco es una tecnología de la que se esté sacando mucho provecho actualmente…

En cuestión de cámaras, no cabe duda de que el nuevo terminal de los de Apple sigue la senda marcada por sus predecesores, convirtiéndose en una cámara todo terreno capaz de capturar automáticamente la mejor toma posible. Evidentemente, esto tiene sus pros y sus contras ya que, al no disponer de ajustes de exposición, ISO, enfoque y otras correcciones mínimas que suelen tener las cámaras de otros smartphones, el iPhone 5 no posee el nivel de personalización que algunos aficionados a la fotografía desearían. Aunque es capaz de obtener inmejorables instantáneas, habiendo mejorado la toma de luz para realizar fotos más claras aunque disminuya la iluminación e incorporándose el atractivo modo panorámico que aparece con iOS 6. Las instantáneas poseen un color bastante real y sin excesiva saturación, con buenos contrastes y escaso nivel de ruido con amplia iluminación. Evidentemente, el ruido aumenta conforme la luz desciende, algo que suele ser habitual en las cámaras de smartphones. Y en el caso del vídeo, el iPhone 5 es capaz de capturar a 1080p con 30 fps, obteniendo una reproducción clara y sin saltos en el movimiento.

Para terminar, hagamos hincapié en la autonomía, ya que se trata de uno de los puntos flacos en todo smartphone. El móvil de Apple no consigue estar dos días sin cargar, algo corriente en este tipo de teléfonos, aunque bien es cierto que aguanta de sobra un día y medio, habiendo mejorado el número de horas sin enchufe con respecto al modelo anterior. Y es que el iPhone 5 mantiene un equilibrio bastante ajustado entre el rendimiento energético que le aporta su chip A6 de doble núcleo y el tamaño algo contenido de su pantalla con respecto a otros smartphones  de gama similar en otros sistemas operativos, habiéndose optimizado el uso de la batería para aguantar un día y medio tranquilamente con un uso moderado. Siempre teniendo en cuenta el mínimo posible de notificaciones activas, el uso mayoritario del WiFi y no usar en exceso juegos o apps que demanden alta potencia.

Terminamos mostrando el vídeo review con el análisis en HD del iPhone 5. En él se puede apreciar de forma clara cuál es el aspecto del smartphone así como su comportamiento y su uso habitual, mostrándose algunas de las características más importantes así como la comparación con su hermano directo, el iPhone 4S. Además, aquí tenéis algunas pruebas contra el Samsung Galaxy S3, por si acaso estuvierais indecisos entre ambos.

 Imagen de previsualización de YouTube

Sobre el autor ()

Escritor aficionado y profesional del "picateclas", soy un enamorado de los móviles desde que cayó en mis manos un Alcatel One Touch Easy de Airtel hace más de doce años. Adoro Android y ya he tenido cuatro móviles con este sistema. Colaboro en varias páginas más de la red de bemoob y podéis encontrarme en Twitter, soltando cualquier cosa que se me pase por la cabeza. Y es una amenaza...

Comentarios (1)

  1. Carla García dice:

    Yo quiero hacerme con uno ya! Voy a probar en un concurso muy divertido de memimo: ¿qué cara podrías si te toca un iphone5? http://bit.ly/concursoiphone
    Carla

Escribe un comentario